07 julio, 2011

La revolución del supermercado (Comparaciones odiosas v.2)

El gilipollas de la semana
A veces me molesta bastante este tipo de comentarios, no porque la Esteban suponga algo que detesto como ente público (como persona no la conozco y no puedo opinar), sino porque eso es lo que quieren... una revolución pacífica, que solo consista en 100 o 10.000.000 de personas gritando, expresando todas las verdades que tengan que decir. Pero hasta ahí, no hagáis más.
Es como si te sale un hijo protestón de esos que gritan hasta en los pasillos del supermercado, al principio le haces caso (tenga razón o no) porque está dando la nota... pero al final te acostumbras y hasta que no rompe algo en la sección de cosméticos no le echas la bronca, o peor aún, haces como esas madres que dicen "Antoñito, estaaateee quieeetoooo" y siguen con su vida de adultos en las que el niño no pinta nada, y no es hasta que el niño le pega una patada a ella hasta que no se cabrea de verdad.
Y mi pregunta hacia el 15-M es ¿Hemos pegado esa patada o seguimos siendo el niño chillón del pasillo? Yo creo que en la segunda... NO a la revolución en el pasillo de los yogures.
Por eso no me extraña que nos comparen con un personaje tan zafio como la Esteban (la que vemos en la tele ineludiblemente), lo que me molesta es que se quieran quedar con esa revolución gritona pero en los términos que ellos pueden controlar para que no molestemos mientras ellos pasean con sus carros de la compra atendiendo a lo suyo y nosotros sólo somos un incordio al que se han acostumbrado.
Publicar un comentario

Impunidad

Soy consciente de que no todos son corruptos, pero también soy conscientes de que permiten la corrupción por omisión. Por no hacer nada. Pue...