24 mayo, 2007

El secundario

Así me siento ultimamente.
Me siento como el actor secundario al que se le pilla cierto cariño. El que no es vital para la película pero le da cierto contenido y volumen.
Soy el Sancho (que coincidencia) del Quijote. Sí, el libro no será el mismo sin tan entrañable personaje, aunque no sea el protagonista.
Con cada persona que me encuentro ultimamente tengo esa impresión.
La buena noticia es que tengo esa sensación con MUCHA gente, y eso quiere decir que cuento (aunque no de manera directa) para ellos/as. Algo estaré haciendo bien para que esto pase.
Tampoco está mal que la gente cuente contigo.
Watson también hacía su papel en las historias de Sherlock.
No vamos a poner todo de color de rosa, también tiene su lado malo... es una jodienda no ser el personaje principal para nadie... tu cuerpo y tu corazón lo necesitan (o al menos el mío sí).
Sí, sé que el tiempo lo pone todo en su sitio y que al final las cosas cambiarán, pero joder, la espera se me antoja, en ciertas ocasiones, incómoda.
¿Te quejas? - me insta el chaval de monopatín de la segunda fila.
Bueno, yo soy mucho de quejarme, pero vamos, que tampoco estoy hecho polvo, es solo eso... incómodo, pero no agobiante ni jodido. Como una china en el zapato.
Publicar un comentario

Impunidad

Soy consciente de que no todos son corruptos, pero también soy conscientes de que permiten la corrupción por omisión. Por no hacer nada. Pue...