06 junio, 2007

Friolero

No, no somos legión, pero sí somos unos cuantos.
Además que solemos tener hábitos similares (hago esta afirmación basándome en la gente friolera con la que he hablado, pero a lo mejor sólo ha sido casualidad).
Salir de casa en cuanto refresca un poco con algo que abrigue, aunque sea una camiseta de manga larga, dormir con pijama (o mínimo con camiseta), tener hasta en verano algo con lo que arroparte (aunque sólo sea una sábana y se pase casi toda la noche a los pies de la cama); sacar el calefactor en cuanto hace un poco de frío (no ponemos la calefacción porque siempre tenemos alguien al lado que no es friolero, y para uno/a...), pegarse al radiador (o fuente de calor) cuando se llega a una habitación y se tiene frío, llevar calcetines gordos hasta que termine la primavera.

No, no somos maniáticos ni exagerados.
Cada uno siente el hambre, el frío y otras penurias a su manera. Yo, por ejemplo, apenas suelo tener hambre y nunca digo que "me muero de hambre"; y otra gente, sin embargo, lo vive como un pequeño apocalipsis personal. Son pequeñas discrepancias que se tienen. Lo que asombra es que haya gente que te critique y no sea capaz de afrontar que hay distintas maneras de pensar, opinar y/o percibir las cosas.

También lo he visto con un detalle nimio, pero que acaba siempre en pequeñas discusiones: la carne poco hecha o muy hecha. La gente a la que le gusta la carne poco hecha suele decir: "Si haces mucho la carne, es que no te gusta la carne ni su sabor".
Pues sí, mira, me gusta el sabor de la carne muy hecha, que no será tan fuerte y es radicalmente distinto y a lo mejor pierde matices, pero me gusta ESE sabor y no el de la carne poco hecha. Y me gusta la carne ya que pido carne, no pido ni verdura ni pescado
Publicar un comentario

La policía montada del Canadá

La policía montada del Canadá montada con falda en un yak https://youtu.be/0RTZB_pzNhk