10 febrero, 2007

Estar equivocado

No basta con tener días levantándote con el pie izquierdo, no.
Hay días malos que se intuyen.
Lo sabes desde el día de antes, y según despierta el día (siguiente) vas confirmando todas tus sospechas (y quizá esa sea una de las causas).
El día se va tornando gris y la desidia por seguir en este mundo este día va creciendo dentro de ti como una solitaria, devorándolo todo a su paso.
De repente todo cambia, aparece alguien que aloja un rayo de luz sobre tu vida. Y todo parece cambiar, lo gris se vuelve azul y luce el sol (aunque sean las 4 de la noche). Estás, durante un tiempo, en una burbuja, y lo que antes te molestaba, ahora parece haber desaparecido (o te has vuelto inmune).
Pero no, estás de nuevo equivocado... esa persona no es la que creías que era. Es lo que tiene crearse falsas imágenes de alguien (una consecuencia lógica de intentar ver más allá y no fijarse en lo que tienes delante).
Abres los ojos y te das cuenta de lo equivocado que puedes llegar a estar. El mundo es complicado (y resulta que no hay solo 16 colores como en las viejas VGA). Te has llevado un chasco, pero no con la otra persona, sino contigo mismo, por haber estado ciego tanto tiempo.
aún así, a pesar del negativismo que encierra tal situación decides sacar el lado positivo. Y lo encuentras. Algo que hace que haya merecido la pena seguir adelante en un día tan desastroso.
Alguien ha tenido la confianza suficiente como para contarte la verdad. No, no es algo que se vaya contando así como así. (Espero haber hecho lo suficiente como para ganarme un honor así).
Hoy tiene la misma pinta que ayer y hasta me estoy planteando NO salir (y eso no me ocurría desde... nunca). Pero me estoy engañando, acabaré saliendo (o quizá no, tengo tal lío en la cabeza...).
Publicar un comentario

La policía montada del Canadá

La policía montada del Canadá montada con falda en un yak https://youtu.be/0RTZB_pzNhk